Comunicólogo Social: Fotos de menores

19 de marzo de 2010

Desde hace ya algún tiempo venía rumiando la idea de escribir esta entrada. Concretamente desde que hace unas semanas vi como una prima mía subía fotos de su sobrina (menor de edad) a Internet. Sin distinción, sin reparo y evidentemente sin ningún miramiento más allá que el de compartir las fotos de una manera sana e inofensiva.

Pues bien, esta semana, y con todos los escándalos de pedrastia, abusos a menores, difusión de pornografía infantil, etc... he querido expresar una serie de ideas que, en primer lugar, criminalizan las actitudes de estos delincuentes malnacidos, y en segundo lugar, y como viene siendo típico en mí, también quiero "regañar" a la sociedad en general.

Para ponernos en antecedentes sobre la problemática del tema, y la lucha existente contra este tipo de abusos hacia los menores de edad, aconsejo seguir el Blog de Marcelino Madrigal, quien mantiene una lucha contra el mundo por preservar la dignidad de los menores de edad.

No obstante, entre la acción delictiva del abuso a menores, y la difusión, propagación y soporte de imágenes en la Red, hay un mundo. Un mundo igualmente delictivo, pero yo voy a centrarme en el segundo, sobre todo de cara a la crítica que quiero hacer a la sociedad en su conjunto.

Como he mencionado en el inicio de este texto, los culpables tanto de abusos como difusión delictiva por la Red, merecen ser tratados como despojos de la sociedad, como ratas sarnosas sobre las que debe caer el peso de la Ley, pero... -siempre hay un pero- la sociedad en general debe estar más al tanto para no dar facilidades a estos desgraciados.

Marcelino Madrigal elabora un perfecto decálogo sobre qué es lo que deben explicar los padres a sus hijos (menores) sobre el uso de Internet, ¿pero cómo explicamos a los padres el uso que ellos deben hacer?

Aquí es donde retomo el inicio de esta entrada, y es que estoy cansado de ver como la gente "cuelga" en las redes sociales todo tipo de fotos de menores. Entiendo que quien lo hace, simplemente quiere compartir con sus contactos las fotos de sus hijos, sobrinos, etc... pero cuidado, nadie dice que la Red es 100% segura.

Vuelvo a insistir, estamos de acuerdo en que los culpables de esta historia son los odiosos cerdos que se dedican a la difusión y distribución de las fotos de menores, pero no seamos nosotros cómplices de esto. No ofrezcamos más material del necesario.

Soy un firme defensor de las redes sociales. También soy de los que piensa que las redes sociales son solo soportes, por si solas no cometen delitos, pero es evidente que ayudan.

Así que que desde aquí, y hasta donde pueda llegar mi voz, pido la máxima precaución a la hora de colgar fotos de menores en las redes sociales y similares. No podemos aleccionar a un menor sobre el uso de Internet cuando nosotros mismos nos dedicamos a distribuir su imagen.

Todo esto puede que suene a un mensaje apocalíptico, e incluso habrá quien piense que puedo ser un poco paranóico, pero mayor locura es cuando salen en los medios los detenidos por tramas de pornografía infantil, y resulta que uno de los implicados era nuestro vecino de abajo.

Por lo tanto, insisto una vez más, seamos prudentes. Si vamos a utilizar la Red para la distribución personal, al menos no lo hagamos a la vista de todos.

1 comentarios:

Ana B. dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2011 Comunicólogo Social. Designed by Wpdesigner, blogger templates by Blog and Web