Comunicólogo Social: Sí es un problema

1 de junio de 2010

Normalmente intento elevar a máxima que buscar soluciones no tiene por qué ser síntoma de que existen problemas. De hecho, cuando existen de verdad y no se quiere alarmar, lo mejor es no hablar de la "búsqueda de soluciones", pero en el caso que hoy planteo sí hay que buscar soluciones porque a mi juicio sí hay un problema.

Se trata de la piratería en la Red.

Hoy recibo en el correo la noticia de que los contenidos digitales pirateados en España durante la segunda mitad de 2009 sumaron un valor de 5.121 millones de euros y supusieron el 76% de los discos, películas, libros y vídeojuegos consumidos durante ese periodo, según un informe del Observatorio de piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales, basado en encuestas a 5.911 usuarios.

Hace ya un tiempo, a raiz de la famosa Ley que permitía cerrar webs con mucha facilidad, tuve varios intercambios de comentarios con Manuel Almeida en su Blog.

No llegamos a ningún entendimiento. Él, como todos los que defienden la libre circulación de información en Internet, establecen los muros de su defensa numantina en dos aspectos: por un lado ese mismo, el libre intercambio de contenidos en la Red, y por otro, el hecho de que la cuestión "cultural" debe ser un bien entendido como patrimoniable para todos, y por lo tanto de más fácil acceso, o como algunos quieren defender, de libre acceso.

Después de una docena de comentarios y réplicas, argumentaciones, exposiciones y evidentemente insultos, para algo esto es Internet, ni yo le convencí a él, ni él pudo hacer lo propio conmigo.

Le expuse el silogismo de un panadero que hace pan y en su establecimiento y lo vende. Crea algo, se lucra de ello, lo explota y obtiene ganancias. Entonces dije que si yo escribía un poema y quería venderlo, igual que el panadero, ¿por qué no podía?, ¿por qué tiene que haber gente que se favorezca de mi creación?, ¿por qué tienen que existir señores que copien mi poema y lo distribuyan sin mi permiso?

Los argumentos que esgrimieron él y otros tantos comentaristas no tenían mucho sentido, pero es su verdad y la de otros tantos (importantes en la Red) que piensan como él.

Unos me hablablan de que pueden comprar una barra y compartirla igual que en Internet, sí, pero ya has comprado la barra y su uso es limitado (muy importante). Otros decían que la cultura debe ser accesible a todos, sí, el pan también, pero pagas por ello. Otros arremeten contra las famosas industrias culturales y como abusan de su posición de poder y exprimen a los artistas siendo ellos quienes se llevan la ganancia, sí, en la industia panadera no todo es como el productor quisiera pero se adapta al mercado.

Conclusión, que a todo el mundo parece gustarle esto del copieteo, que nadie lo ve mal, que compartir es amar, eso sí, hasta que toquen lo mío. Por lo tanto sí veo un problema en todo esto. ¿Solución?, pues no sé, pero está claro que algo se debe hacer.

PD
; Este post está dedicado a mi buen compañero de 'G3', Alfonso, quien tan apasionadamente defiende el "intercambio cultural".

5 comentarios:

Pepe H. dijo...

Hay que poner un poco en perspectiva ese estudio. Lo de "el 76% de los discos, películas, libros y vídeojuegos consumidos durante ese periodo" se refiere a consumidos EN LA RED, no en general. Es decir, que el 76% de los contenidos que circulan por internet, de las descargas de todo eso, son ilegales. Y el otro 24% son pagando.

Habría que poner ese número en perspectiva con el consumo global, informar sobre cuáles son las ofertas para consumir esos bienes culturales pagando legalmente (porque que yo sepa, hay pocas), e indicar el porcentaje de esos productos que el consumidor pirata consumiría si hubiese que pagar. Porque en caso de que no fuese a pagar si no estuviese disponible gratis, no es una pérdida real. Ejemplo: yo no tengo internet, veo un disco, y como sólo me gusta una canción no me gasto 18 euros en él. En cambio, tengo internet y como me gusta una canción lodescargo para oírlo entero a ver si mola, y si no borrarlo. Ahí la discográfica no pierde dinero, porque en caso de no tener la opción de consumirlo "de gratis", no lo hubiese comprado. Y sin embargo, eso se contabiliza cuando éstos hablan del dinero que pierden por la piratería.

Raúl Masa dijo...

Joder Pepe, tu análisis es de los buenos. De los que este sitio no se merece.

La verdad es que es cierto, en eso no me había parado a pensar.

Alfonso dijo...

Bueno, por alusiones, jeje.. a ver, vamos por puntos. Sin entrar en dato y sí en modelos de negocio. Estoy de acuerdo con Pepe, en desbloquear la situación, con medidas o paquetes más atractivos al bolsillo.

Crea algo, se lucra de ello, lo explota y obtiene ganancias. Entonces dije que si yo escribía un poema y quería venderlo, igual que el panadero, ¿por qué no podía?, ¿por qué tiene que haber gente que se favorezca de mi creación?

En cuanto a lo que planteas de tu poema es fácilmente resuelto hoy en día. Si alguien se está lucrando con una creación tuya, es primero porque no tienes autoría sobre ese producto o porque la has cedido. Si no la tienes te la han robado. Eso es ilegal. Denúncialo.
Si la has cedido, explota tu posibilidad alguien esta sacando dinero con tu talento, el que sea, tu eres autor, y solo tu puedes crear mas productos como el anterior. Si es realmente bueno, te demandaran más productos, no tengas duda.
Ej. Yo hoy cuelgo una foto gratuitamente en Facebook o Flickr, los derechos de explotación ademas de míos, son también de ese portal donde alojo la foto, los estoy cediendo. Si esta foto es buena o interesa a la compañía, la podrán utilizar, y yo me jodo y no veo un pavo. La cuestión es yo, como soy un creador, me aprovecho de esa publicidad, para intentar vender mis fotografías, en otros mercados.

en la industia panadera no todo es como el productor quisiera pero se adapta al mercado.

En la industria discográfica en concreto, la de los videojuegos o la del cine es muy distinta, el problema es que la industria discográfica esta siendo suplantada. Hoy cualquiera puede meterse en youtube, poner i´m yours chino (o algo asi.. jaja) y aparece un gracioso niño tocando una canción muy popular con una guitarra de juguete. ¿Gastos producción? ¿Impuestos?. ¿Perspectivas de negocio? Quedan claras las respuestas. Hoy día fabricarse uno mismo una maqueta (un disco) es relativamente barato. Gracias a los medios de difusión podemos, dirigir nuestro producto a un grupo muy específico de población Ej: Facebook: grupo: me encanta la música country americana. Estos serían un grupo ideal al que dirigirnos.
Si consigo fama o popularidad igual no vendo un disco pero a lo mejor me pagan por ir a tocar a locales, e ir creciendo, dependiendo del talento. Exactamente igual que si vendiera discos, vendería mas o menos según sea mi producto (y mi publicidad, claro)

La industria no se habia visto amenada con la piratería de cintas vhs y de cassetes, ¿verdad?, aunque rosendo, ac/dc, y más grupos hayan sido copiados hasta la saciedad. El problema es la suplantación. En este nuevo modelo, la industria no encuentra su sitio y se siente amenazada y desplazada. Por ello defiende su territorio.
Bueno ya termino e intentado comentar desde el corazon mas que con la cabeza pero me sale, asi. Me dejo en el tintero, mucho aspectos muy importantes como el canon que ya graba en todos los equipos la piratería (la cometas o no) si la cometes , ya lo has pagado, y si no, pos también, muy justo si señor. Pero bueno muchas cosas y tampoco tengo mucha idea..

AH NO ME PUEDO DESPEDIR SIN LA RECOMENDACIÓN, LO PONGO EN MAYUSCULAS POR SI NO LEEIS TODO. ESTO SI. ESTE TIO SABE LO QUE DICE. ES MÁS LE HE COPIADO.. JAJAJA

http://lamediahostia.blogspot.com/2008/03/seth-godin-sobre-el-futuro-del-negocio.html


No se si me habrá quedao bien el html.. jeje.

Siento el tostonaco, esto con unas cañas me sale mejor. jaja

Mohorte dijo...

Creo que el segundo párrafo de Pepe H. expresa de manera bastante clara el modo en que tergiversan las grandes multinacionales sus pérdidas. Y lo suscribo letra por letra.

El consumidor de cultura quiere seguir recompensando a los creadores por el material que considera de calidad. Si escucha un buen disco, no tiene ningún reparo en pagarlo. Si lee un buen libro, paga por él. Si ve una buena película o se engancha a una buena serie, paga por ella. ¿Alguien cree que un fan de Lost no hubiera pagado por ver el último capítulo?

Hay que crear las vías para predisponer al consumidor al pago, y, por supuesto, hay que entender que el modelo de negocio ha cambiado y que ahora no se quieren comprar discos sino canciones, ni libros de poemas sino poemas. La demanda ha cambiado pero la oferta no, y hasta que la oferta no entienda que sobrevive gracias a la demanda y que ha de cambiar, el problema seguirá existiendo.

Claro que la cultura merece recompensa. Sino no existiría. En este debate siempre se tiende a confundir cultura libre con cultura gratis. Sólo un inconsciente abogaría por no pagar por un producto que lo merece.

En el caso de la música aún es más clarificador que la oferta ha de cambiar: yo no quiero pagar 24 euros por el Exile On Main Street con diez temas inéditos. Quiero pagar 10 euros por diez temas inéditos sin tener que tragarme los 14 restantes por 14 temas que salieron a la luz en 1971 y que ya compré y escuché hasta la saciedad.

La culpa no es del consumidor sino de las discográficas, y todo se resume en: márgenes de beneficio abusivos.

Pero estoy de acuerdo, hay que solucionar el problema. Pero no mediante prohibiciones y leyes absurdas como la introducida en la LES, sino con inteligencia y modernizando el pensamiento.

Pepe H. dijo...

Este artículo es muy recomendable, aunque esté en inglés:

http://www.cracked.com/article_18513_5-insane-file-sharing-panics-from-before-internet.html

Publicar un comentario

 
Copyright © 2011 Comunicólogo Social. Designed by Wpdesigner, blogger templates by Blog and Web