Comunicólogo Social: Editorial

12 de abril de 2009

TIEMPO DE CRISIS, TIEMPO DE ILUSIÓN

Tras unas pequeñas y merecidas vacaciones vuelve el Comunicólogo Social con la esencia de siempre.

Estos días de reflexión y por otra parte desinfoxicación me han servido para pensar en ciertas cuestiones referentes a la profesión periodística y la crisis que lleva consigo. Es raro el día que no me “enchufo” a
233 grados o el Blog de Varela y me encuentro con algún ERE, despido o similar en tal o cual medio de comunicación. Eso para un estudiante que está a punto de acabar es un lastre que le hace plantearse muchas cosas. Cuesta ir cada día a clase cuando ves como no hay semana en la que decenas de periodistas engrosen las listas del paro.

Es por ello que en estos momentos hay dos maneras de plantearse las cosas:
.- Con esfuerzo, tesón y aprendizaje diario
.- Con dosis de ilusión que mitiguen los “sustos”

Pero sin duda, lo mejor es llevar las dos cosas en paralelo. De esta manera, durante la Semana Santa he tenido tiempo para ejecutar las dos cosas con el mismo placer.
En primer lugar he llevado a cabo la entretenida lectura del libro “Humanismo y nuevas tecnologías” de José Luis Molinuevo. En él se retratan las formas en que las ciencias afines a las Humanidades han afrontado el proceso tecnológico. Teniendo continuas referencias a los autores de la Escuela de Frankfurt (W.Bernjamin, T.Adorno…), y sus sempiternas reticencias a la mezcolanza de las tecnologías y la sociedad de masas.

Pero como nada de esto vale si uno no tiene la ambición diaria y la ilusión continua de querer ser periodista, pues hay que alimentar ese “gusanillo” con pequeñas cosas.
Para ello está el cine. Ese fiel y leal compañero de viaje que siempre nos transporta a mundos que sólo somos capaces de soñar. En este caso se presentó ante mí Buenas noches y buena suerte. Es la segunda vez que la veía, pero esta vez la pude comprender mucho mejor. Periodismo en estado puro, del antiguo, de ese de tirantes y humo, mucho humo.

Con la conciencia de saber que es ficción (aunque basada en hechos reales), a uno le entra ese saludable gusanillo que debe tener todo periodista para afrontar nuevas situaciones, nuevos días y nuevas experiencias en las que continuar informando o para lo que se nos precise…


1 comentarios:

Rosario dijo...

Yo también creo que hacen falta las dos cosas, sin ilusión y sin tensón no se hace nada, y más cuando lo primero hace que puedas tener lo segundo...

Ahora, una vez con el título en la mano, lo que nos queda por pasar es lo peor... Y, en mi opinión, no deberíamos ponernos a "competir" y "pisotearnos" unos a otros, porque nunca sabes donde vas a estar y quien te va a hacer falta...

Veré "Buenas noches, buena suerte" que la tengo pendiente...

Publicar un comentario

 
Copyright © 2011 Comunicólogo Social. Designed by Wpdesigner, blogger templates by Blog and Web